sábado, 3 de abril de 2010

Break Spring in Salou

Se ha armado un pequeño escandalo con los miles de jovenes ingleses que han desembarcado estos días en Salou para montarse unas juergas de campeonato.
La controversia es un poco forzada pues no es nada que no ocurra en Salou durante todo el verano, una población que conozco bastante bien pues he vivido en ella un año.
Salou en invierno es como Chernobil, miles y miles de pisos y hoteles vacios y desolados, si acaso se ve algún viejecito del inserso cruzando por las calles vacias, por la que de vez en cuando circula un coche entre el polvo y las matojos secos.
En el verano renace, se diría que estamos en Las Vegas, la ciudad no duerme, ni de noche ni de día. Hay una discoteca en cada esquina y bares nom stop toda la noche. Salou es una ciudad nacida para la fiesta permanente, vive de y para las vacaciones de verano.
Que hayan querido adelantar la temporada con esta tradición inglesa de las fiestas de primavera me parece un acierto de su ayuntamiento. Supongo que habrán echado a los pacatos que se hicieron con la alcaldia hace unos años y querían convertir Salou en un dormitorio. Salou no son sus habitantes de todo el año, sino los millones de turistas y miles de trabajadores de temporada. Deberia de declarase territorio especial, o reserva turistica, para que los residentes permanentes no se carguen un negocio de interés nacional. El turismo es el petróleo de España, no lo olvidemos.
Cierto que muchos maños y vascos se han comprado un apartamento para pasar 15 días al año de vacaciones o así (Salou la playa de Zaragoza), mal hecho, la ciudad no es para eso, sobre todo desde que se perdio Disneylandia. Salou ha de apostar por el turismo adulto, alcohol, juego, sexo y toda clase de diversiones. La orgía perpetua.
Algunos dirán que este tipo de turismo es denigrante, turismo de borrachera. Ellos solo quieren campos de golf podridos de fertilizantes y productos químicos regados con millones de litros de agua desperdiciada.
Vamos a ver, el hombre, y l a mujer, tienen derecho a divertirse, porque se emborrachen una semana al año no les va a pasar nada, al contrario es una válvula de escape que les ayudará a soportar la presión de unos estudios o un trabajo estresante durante todo el año en las frías tierras del norte.

···················································

Y para los que no hayan podido irse a Salou estos días, tienen el concuros de minirelatos apocalipticos del blog UHF

6 comentarios:

  1. Chico, a ti te va la marcha, no intentes disimular, je je je...

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo para hacer entender lo que es Salou, aunque no estoy muy seguro que el turismo de borrachera, vomitona y follón en la calle deje mucha pasta. Bueno, supongo que menos es nada.

    ResponderEliminar
  3. ¡Sí, señor! Yo también prefiero una concentración de borrachos pasándoselo de puta madre que una concentración de fachas y obispos con pancartas y botellines de agua mineral. Estos últimos no se gastan un duro ni en condones, y además se traen el bocadillo de casa.
    ¡Viva el turismo etílico y ateo!
    ¡Abrazos, Don Jesús!

    ResponderEliminar
  4. Los chicos tienen derechos a divertirse, por supuesto, pero creo que no me gustaría vivir en Salou :)

    Un abrazo, y disfruta de las vacaciones (ya queda poco para que se acaben) si es que las tienes.

    ResponderEliminar
  5. Que vengan ingleses ya es un milagro, con la devaluación de la libra, así que habrá que dejar que nos vomiten las calles. He leído que una chica inglesa de las que vinieron a la gran juerga presentó una denuncia por violación contra otro inglés de los más de cuatro mil que se desplazaron al evento. Pero la chica luego ha dicho que no se acuerda de nada porque estaba borracha y despertó desnuda en la playa y follada. Al tío de momento lo han empapelado.

    ResponderEliminar
  6. Jesus volvi a leerte perdon por la ausencia pero aqui estoy, volvere

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios, en breve serán publicados y pasaré por vuestros blogs.