martes, 12 de abril de 2016

Plan Santiago 1ª semana

Lo mejor de un viaje es su preparación, después todo son sufrimientos. Así que en este post tomando como base la guía  Consumer voy ha ir añadiendo cosas sobre la ruta que interes saber.


Día 0
ZARAGOZA

Salida tren desde Barcelona: Veo que han suprimido el expreso, por lo que cojero un talgo o lo que haiga. Tampoco es seguro que circule el Canfranero, por lo que habrá que impovisar.
Llevar alimentos para al menos dos días


Día 1

Zaragoza - Ena

Hasta La Peña en tren o autobus. Desde La Peña....
 Desde la Peña Estación, única morada donde alimentarse y conseguir víveres, avanza una bella senda sobre el barranco del río Triste, entre boj y corrales en ruinas, que enlaza con la pista del Barranco de Ena, que ya conduce a esta silenciosa y amable población del Sodoruel, con sus tejados de laja y chimeneas troncocónicas.
Llegamos así a la Estación de Santa María y La Peña y el pequeño núcleo de La Peña Estación, perteneciente al municipio de Las Peñas de Riglos. Junto a la carretera se encuentra el bar (¡cierra los domingos!), No tienen de nada. Hay una panadería pero solo abrira por la mañana, ya que en Ena no hay donde comprar. (ver observaciones) (Km 14)

Seguimos la carretera A-1205 hacia la izquierda durante casi dos kilómetros. Atención porque antes de cruzar el puente sobre el barranco de Triste, unas flechas amarillas y las marcas rojas y blancas del GR-95 sobre las margas animan a dejar la carretera y desviarse por los badlands (Km 15,8). Tras superar el primer desnivel continuamos por un bello sendero sobre el barranco. Abrimos un portillo (tras pasar siempre hay que cerrarlo) seguimos la senda, que pasa junto a varios corrales en ruinas donde guardaban el ganado algunos vecinos de Triste (Km 17,6).

Un kilómetro después cruzamos de frente un cortafuegos y salimos en unos minutos a una pista, que seguimos a la derecha. Pasamos junto a una casa abandonada que era propiedad de la Confederación Hidrográfica (Km 19,8). La idea de colocar pasos para vadear el barranco de Ena, que es el que fluye a partir de ahora a la derecha, es buena. Pero no la forma, con unos horrendos bloques de cemento. En una bifurcación que hay más adelante continuamos de frente, siempre a la vera del río. Pasamos un paso canadiense (Km 21,5) y aún cruzamos el cauce otra vez más. En breve, ya con la presencia de campos de cereal que denotan la cercanía de Ena, llegamos al desvío que conduce, a la izquierda, a la Ermita de la Virgen del Camino y posteriormente también a Ena. El topónimo de la ermita no deja dudas, como refleja María de los Ángeles Magallón en su obra Red Viaria Romana en Aragón, con unas conclusiones contrarias a Isaac Moreno. Este sendero de Pequeño Recorrido está señalizado desde 2013 con las marcas jacobeas y es el que recomendamos.

Si se desea también se puede continuar hasta Ena por la pista, de frente. A la llegada emociona el conjunto, aún de la Hoya pero compartiendo sus rasgos y fisonomía con la vecina Jacetania, como los tejados de lajas y sus chimeneas troncocónicas, ya pirenaicos. A unos metros de la iglesia de San Pedro y junto a Casa Bergosal se encuentra el albergue de peregrinos (Km 25,2).

Las llaves del albergue de Ena las tiene el Alcalde Ramón Aso. Entrando en Ena por el Camino, vive en la casa situada bajo el arco que hay antes de las escaleras que suben a la plaza. Su teléfono es el 636 496 343.


Día2
ENA-SANTA CECILIA DE JACA

 La Vía Tolosana procedente de Arlés, que entra en España por el paso de Somport, el Summo Pireneo, se encuentra tan solo a una veintena de kilómetros. Acogerse al itinerario principal ya era motivo de celebración entre los peregrinos del medievo y no lo es menos para el caminante contemporáneo. En tierras del Sodoruel, la plana oscense entrega el relevo a la Jacetania, con Botaya como punta de lanza y un sendero posterior que asciende al entorno protegido de San Juan de la Peña. Recostado al sol de San Indalecio se encuentra el monasterio nuevo y más abajo el primitivo, morada de eremitas con su bello claustro de ojos saltones y de peso incalculable en la Historia. Una encrucijada, la de los Cuatro Caminos, inicia el descenso implacable hasta Santa Cruz de la Serós, con muestras de arte lombardo y lugar de descanso para afrontar el solitario tramo hasta Binacua. Más abajo, antes de llegar a Santa Cilia de Jaca, el Camino Catalán por San Juan de la Peña y el Camino Francés a su paso por Aragón se hacen uno solo para seguir hasta Compostela.


 Salimos del albergue a la derecha, en dirección opuesta a la plaza, y de nuevo hacia la derecha para salir por la carretera rural de acceso. En cien metros la dejamos por la izquierda para tomar un camino, coincidente con el GR-95 del itinerario romano que seguimos desde Sarsamarcuello. A escasa distancia, en la primera bifurcación, seguimos por la derecha, siempre cercanos al barranco de Ena. Más adelante pasamos junto a una casa, que es la vivienda de una pareja (Km 2,1).

El recorrido continúa en dirección Norte, ganando altura poco a poco, entre boj, brezo y aliagas. El tramo es muy propenso a encharcarse, debido a la proximidad del Barranco de Ena y de varios torrentes, y tendremos que ir evitando charcos e incluso saltar o vadear algunos cauces que bajan del lado izquierdo. A cuatro kilómetros de Ena veremos salir un camino menos claro a mano derecha, también marcado con flechas amarillas. Es una variante que ataja un tramo de pista, por si a alguien le interesa. Si pasamos de largo el desvío continuaremos por el GR-95, y a 600 metros nuestro camino gira a la derecha, desechando otro que sigue por la izquierda.

Encajonado hasta ahora, el trayecto se abre al valle donde se encuentra Botaya, cubierto de cereal y esparceta, una leguminosa forrajera de flor rosa que se cultiva para el ganado y, además, con el fin de frenar la desertización. Ya alcanzamos a ver la población del Sodoruel bajo la montaña protegida de San Juan de la Peña. En Botaya, primera de la comarca de la Jacetania en el Camino, hay un bar social, a la entrada a izquierda, y un albergue privado (ver observaciones). Pasado el bar se encuentra la iglesia de San Esteban, que conserva de la iglesia románica la pila bautismal, varias ventanas y el tímpano de la fachada sur. Éste muestra un pantocrátor rodeado del Tetramorfos, con tres figuras animales y un ángel que representa a los cuatro evangelistas, y también un crismón flanqueado por los Apóstoles (Km 7,8) .

Se sale de Botaya por la calle Mayor para tomar la carretera, donde hay una fuente. Seguimos por ella cerca de 800 metros y la abandonamos por un camino pedregoso que nace a mano izquierda, donde aparte de las flechas seguimos encontrando las indicaciones del GR-95. Subimos junto al barranco de Botaya hasta penetrar en un acogedor robledal (Km 9,2) , que pondrá a prueba nuestra resistencia con una corta e intensa subida. Tras un último tramo de piedra más complicado recuperamos el aliento para retratar la bella estampa de bosque mixto que asoma bajo nuestros pies (Km 9,7) .

Entre la umbría de acebos, robles y pinos silvestres se alcanza cómodamente la pradera de San Indalecio, donde se recuesta al sol el Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña. Acoge varios Centros de Interpretación, una lujosa Hospedería, una tienda de recuerdos y un bar-restaurante. Sus obras comenzaron a raíz del incendio que asoló el Monasterio Viejo y se prolongaron desde el año 1676 hasta comienzos del siglo XIX (Km 10,5) .

Cogemos la carretera en dirección al Monasterio Viejo, pero en lugar de bajar por ella lo hacemos por la senda señalizada que une ambos cenobios. Nace enseguida a mano izquierda. Es un sendero pedregoso y veteado de raíces en fuerte bajada. Tiene un tramo final de escaleras que salen a la carretera. La seguimos por la izquierda en bajada hasta el verdadero Monasterio de San Juan de la Peña, icono junto a Montserrat y que da nombre a este Camino. El ecuador de la etapa invita a apuntarse a una de las visitas guiadas. No hay que desaprovechar estas oportunidades, caminar es el medio, no el fin. Nació probablemente como monasterio de San Juan Bautista en el siglo X y fue refundado un siglo después por Sancho el Mayor. A cobijo de la impresionante roca de conglomerado reposa el claustro, su joya más atractiva, al que se accede por una puerta mozárabe. En muchos de los capiteles, decorados con el taqueado jaqués que nació y se propagó en el Camino de Santiago, destacan las expresivas figuras de ojos grandes realizadas por el Maestro de San Juan de la Peña (Km 11,5) .

Junto a la caseta de información y venta, cogemos el GR-65 3.2 en dirección a Santa Cruz de la Serós. Llega hasta un collado donde se separan cuatro caminos (Km 12,7). Tomamos el de Santa Cruz, a la izquierda. El itinerario desciende por una senda pedregosa, asomada al precipicio, con vistas a la Canal de Berdún y a la cordillera pirenaica. Un tramo con vistas envidiables que da paso a un túnel arbóreo y un torrente de cantos gruesos. Saldremos a una zona más pelada para cubrir el último trecho, ya con vistas de esta población de la Jacetania de unos 200 habitantes. La senda sale a una pista de gravilla y en lugar de cruzar el río giramos a la derecha. Es la forma más rápida de llegar a la iglesia de Santa María, que perteneció a un cenobio femenino de finales del siglo X, de donde proviene el nombre de Sorores que ha llegado como Serós (Km 14,9) .

En Santa Cruz de la Serós hay bares, restaurantes y tiendas y hay que reponer fuerzas para el solitario y escabroso trayecto de más de una hora hasta Binacua. El itinerario continúa hacia la iglesia de San Caprasio, que parece una maqueta. Antonio García Omedes, en su completa obra web sobre el románico aragonés, presenta a esta iglesia como "el edificio lombardo situado más al oeste de todo Aragón". Del siglo XI, fue restaurada hacia 1950 y despojada de añadidos de siglos posteriores.

Abandonamos Santa Cruz de la Serós por la carretera y al poco, junto a una fuente, sube una pista a mano izquierda. Los primeros metros son los más pendientes, luego suaviza y la pista fluye en una senda, sinuosa, que alcanza posteriormente una loma. No desciende de sopetón y por un pinar recorremos la ladera. Posteriormente una vereda baja hasta el barranco de Fuente Biescas (Km 18) . Acompañamos su margen y ya por pista desde hace un tramo entramos en el caserío de Binacua (Km 19,1) .

A la salida se encuentra la iglesia parroquial, dedicada a los Santos Ángeles. Es también románica, del siglo XII, con los arquillos ciegos típicos del estilo lombardo en el ábside y una bonita portada. El Camino Catalán de San Juan de la Peña está a un paso de enlazar con el Camino Francés que entra en España por Somport (quizás mal llamado por todos nosotros Camino Aragonés). Descendemos por la carretera y antes de llegar a la N-240 confluimos con el camino mayor y los peregrinos que vienen desde Jaca. Un momento de gran celebración en la antigüedad, cuando se conectaba con la corriente principal, por la seguridad que aportaba (Km 20,4) . Llegamos a la N-240 por una cabañera y la cruzamos con suma atención para entrar en Santa Cilia de Jaca. El albergue de peregrinos se encuentra en el conjunto histórico, en la calle del Sol, 8 (Km 22,2) .


observaciones

Breve pero intensa subida hasta el Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña: Tras dejar la carretera que sale de Botaya, hay que salvar una dura subida hasta la pradera de San Indalecio, primero por terreno abierto, más suave, y más costosa cuando se interna en el robledal.

Descenso desde el collado Cuatro Caminos hasta Santa Cruz de la Serós: En tan solo 2,2 kilómetros caen 365 metros de altitud. Aparte del acusado desnivel se complica por la abundancia de cantos sueltos. Las vistas son espectaculares y la primera parte avanza al borde de un precipicio.

El albergue Casa del Herrero de Botaya abre en función de las reservas, así que es indispensable llamar con antelación para asegurar la disponibilidad. Tlf: 974 35 98 53. Bar social de Botaya: 974 35 98.




    Dirección: Calle del Sol, 8
    Localidad: Santa Cilia de Jaca (Huesca)
    Teléfono de contacto: 646 880 279, 649 768 676. 974 37 71 68 (Ayuntamiento)
    Email: titosantacilia@hotmail.com
    Página web: www.santacilia.es
    Propiedad del albergue: Ayuntamiento de Santa Cilia
    Institución o administración encargada de los costes de mantenimiento: Ayuntamiento de Santa Cilia de Jaca
    Persona encargada de atender el albergue: Eugenia y Vicente
    Observaciones: Sirven cenas en el albergue a 10 euros.

Albergue Casa del Herrero

    Dirección: C/ Única, s/n
    Localidad: Botaya (Huesca)
    Teléfono de contacto: 974 35 98 53
    Email: izasbotaya@gmail.com
    Página web: www.izasalberguedebotaya.es
    Propiedad del albergue: Privado
    Institución o administración encargada de los costes de mantenimiento: Privado
    Persona encargada de atender el albergue: Sara Gañarul
    Observaciones: ¡Abre según reservas así que es indispensable llamar con antelación!

Día 4
SANTA CILIA DE JACA-ARRES

Km 15,3. Santa Cilia de Jaca (Albergue. Bar. Panadería. Farmacia)

Dejamos Santa Cilia por una cabañera y algunas rodadas pegadas a la nacional tras las que logramos restar dos kilómetros y medio más al total de la etapa. Llegando al punto kilométrico 300, cruzamos la N-240 y dejamos el camping Pirineos a mano derecha (Km 18,7). Pegados al arcén izquierdo recorremos dos kilómetros, hasta el punto kilométrico 302, y cruzamos la nacional para internarnos por una senda sombría que baja hasta la margen del río, donde cientos de peregrinos han aprovechado los cantos rodados para formar con ellos estructuras verticales semejantes a chimeneas. El conjunto de todas ellas forma un paisaje asombroso. En trescientos metros llegamos hasta el puente de piedra sobre el Aragón de Puente la Reina de Jaca.

Km 21,4. Puente la Reina de Jaca (Bares. Tiendas. Farmacia)

Sin cruzarlo, dejamos esta localidad de servicios a mano derecha y continuamos rectos por una carretera local en dirección a Arrés, dejando a la izquierda la carretera A-132 que se dirige a Huesca. Más adelante, un poste de madera balizado con la indicación 'PR-HU 23. Arrés 3 Km' nos invita a tomar un sendero que asciende por la falda del monte Samitier. El primer kilómetro supera un fuerte desnivel pero va remitiendo la dureza hasta alcanzar finalmente los 700 metros de altitud en Arrés, fin de etapa.

Km 25. Arrés (Albergue. Bar)


Día 5
ARRES-RUESTA

De las frondosas laderas del monte Samitier se desciende a un mar de cereal surcado por pistas agrícolas y que convive junto a un paisaje de badlands y barrancos formados por la erosión del agua. El itinerario descarta el paso por la localidad de Martes y, ya en la provincia de Zaragoza, hace lo propio con Mianos para dirigirse a Artieda. Desde aquí, por una pista agrícola, carretera y una senda sombría a orillas del embalse de Yesa se accede a Ruesta.

Km 0. Arrés (Albergue. Bar)

Con las primeras luces del día nos despedimos de Arrés por una senda pedregosa rodeada de boj que desciende hasta una pista. Ésta rodea las plantaciones de cereal y termina girando noventa grados a la izquierda para recuperar el rumbo oeste. Unos veinte minutos después nos encontramos a pie de pista con un complejo agropecuario y de turismo rural conocido por la Pardina del Solano (Km 3,7). Seguimos de frente y, kilómetro y medio más adelante, dejamos a mano izquierda un desvío que lleva al pueblo de Martes . Continuamos por la pista y fijando la vista en las curiosas estructuras geológicas, conocidas como badlands, que afloran en las márgenes del camino. Dejamos la pista de concentración al cruzar la carretera que se dirige a Martes (Km 7).

Giramos a la izquierda para ganar una pequeña loma y tomamos un desvío a mano derecha que nos planta de nuevo en otra pista de concentración. Traspasado el límite entre las provincias de Huesca y la entrante Zaragoza, accedemos al barranco de Sobresechos. Su cauce ya no supone ningún problema gracias a la pasarela construida en 2010 (Km 10,3). Tras el barranco nos encontramos pronto con otro curso de agua que baja por el barranco Calcones. Una vez superado por otra pasarela similar afrontamos una corta subida y ya por terreno favorable enlazamos con una pista asfaltada. Ésta conduce a Mianos, el primer pueblo que se divisa. Más adelante acabamos dejando la brea y, sin seguir hacia Mianos, cogemos un camino a mano derecha en dirección a Artieda (Km 13,4).

Un incómodo tramo de sube y baja llega hasta la carretera que conduce hasta los pies de Artieda. El que decida terminar aquí la etapa debe subir hasta el centro del pueblo, donde se encuentra el albergue. Para continuar hacia Ruesta no es necesario subir a Artieda, aunque merece la pena el esfuerzo para tomarse un respiro y reponer fuerzas. Ya no encontraremos más localidades en los once kilómetros que restan de etapa.

Km 17,6. Artieda (Albergue. Bar)

Habiendo subido o no, junto al desvío de Artieda cogemos una pista a mano derecha. Pasados trescientos metros gira a la izquierda y nos lleva hasta la A-1601 (Km 20,4), carretera que seguimos hacia la izquierda y que nos acompañará durante cuatro kilómetros. Unos cientos de metros después del punto kilométrico número 6 dejamos la carretera por la izquierda para tomar una senda que sube hasta un campo de cereal (Km 24,4).

Bordeamos el terreno y cruzamos la carretera para internarnos por un robledal que nos regala, por fin, un poco de sombra. En algunos puntos, entre el verde matorral se puede distinguir el increíble color del embalse de Yesa . Sin referencias, el final parece no llegar nunca. Al salir a un claro, dejamos a mano derecha la ermita románica de San Juan, en ruinas y cubierta por una estructura metálica. Un esfuerzo más y subimos hasta la carretera para entrar en Ruesta tras el p.k 10.

Km 28,7. Ruesta (Albergue. Bar)

OBSERVACIONES

Ausencia de sombras:
De los casi 29 kilómetros que tiene la tercera etapa, sólo los cuatro finales permiten cobijarse del sol. En los meses estivales más vale madrugar, llenar bien la cantimplora e hidratarse, aplicarse crema solar y cubrirse la cabeza con algún sombrero o pañuelo.

Se puede hacer una etapa asequible de 18 kilómetros hasta Artieda, donde hay albergue de peregrinos. Permiten el pago con tarjeta.


ARTIEDA:
Ya en la provincia de Zaragoza, Artieda se sitúa a 650 metros de altitud sobre una colina dominante. Un vistazo de la localidad con un mapa satélite muestra una Artieda planificada en forma de concha de caracol, dotada de un claro carácter defensivo. Se buscó este emplazamiento en el siglo XII o XIII para reconstruir la nueva Artieda, ya que el núcleo primitivo, asentado más abajo en la ribera del Aragón, fue destruido por una invasión. Con ella también se perdió la antigua iglesia de Santa María, cuyas propiedades habían sido donadas al monasterio de San Salvador de Leyre y, más tarde, al hospital de Santa Cristina de Somport.

    Iglesia de San Martín:
    El cuerpo y el ábside semicircular son románicos. El pórtico, la portada y la torre corresponden a otras etapas constructivas de los siglos XVI y XVII. La capilla de Nuestra Señora del Rosario es del siglo XVI, al igual que la imagen del Cristo que guarda. Además de la iglesia destacan en el casco urbano dos edificios civiles: el palacio de los Pagos y la casa del Hospital.

RUESTA:
Las aguas del río Aragón, río Esca y río Regal fueron represadas definitivamente en 1959 al inaugurarse el embalse de Yesa. Esta obra hidráulica anegó 2.400 hectáreas, gran parte de ellas de explotación agrícola. Los habitantes de tres localidades zaragozanas, entre ellos los de Ruesta, tuvieron que abandonar su pueblo debido a la pérdida de sus tierras y en definitiva al único medio de vida posible que les ofrecía su tierra natal. Visitar Ruesta es comparable a una clase de historia. El paisaje de viviendas abandonadas y conquistadas por la hiedra evocan tiempos pasados de una Ruesta integrada en el Reino de Aragón, de una Ruesta fronteriza poblada por judíos y cristianos y dedicada al comercio y cobro de impuestos por el tráfico de mercancías que entraban y salían del Reino.

En el año 1988 Ruesta comienza a resurgir. La Confederación Hidrográfica del Ebro cedió el uso del pueblo a la Confederación General de Trabajo de Aragón con el fin de que se encargara de la recuperación de este núcleo, un hito más en la historia de las peregrinaciones.


Albergue de Artieda


    Dirección: C/ Luis Buñuel 10
    Localidad: Artieda (Zaragoza)
    Teléfono de contacto: 948 43 93 16
    Email: albergueaglera@gmail.com
    Página web: www.artieda.es/al_albergue.html
    Propiedad del albergue: Municipal
    Institución o administración encargada de los costes de mantenimiento: Gestión privada
    Persona encargada de atender el albergue: Raúl y Rebeca
    En caso de estar el albergue cerrado: Ayuntamiento: 948 43 93 41

Albergue de Ruesta



    Dirección: Casa Valentín y Casa Alfonso, frente de la Iglesia
    Localidad: Ruesta (Zaragoza)
    Teléfono de contacto: 948 39 80 82, 661 581 269
    Email: ruesta.hosteleria@ruesta.com
    Página web: www.facebook.com/AlbergueRuesta
    Propiedad del albergue: Sindicato CGT
    Institución o administración encargada de los costes de mantenimiento: Río Régal, S.C
    Persona encargada de atender el albergue: Sindicato CGT
    Observaciones: Ofrecen picnics a 7 euros y venden sacos sábana a 3,80 euros.



Día 6
RUESTA-SAGÜENSA

A la salida, una súbita bajada lleva a cruzar el río Regal para tomar una pista forestal que sube por el monte Fenerol. El esfuerzo es recompensado con unas magníficas vistas del pantano de Yesa, el despoblado de Tiermas y la sierra de Leyre. Una vez arriba, el Camino se deja caer cómodamente hasta Undués de Lerda. Después, sendas y aburridas pistas de concentración se abren paso hasta Sangüesa, último reencuentro con el río Aragón.


Km 0. Ruesta (Albergue. Bar)

Sobre el abultado empedrado viario de Ruesta y echando la vista atrás para contemplar la última panorámica de un pueblo del pasado reciente, colonizado por la masa arbórea y que se niega a sucumbir a la ruina y al despoblamiento total, descendemos hasta una pasarela apoyada en pilares de piedra que permite salvar el río Regal. Pasado el camping o, más bien lo que fue de él, ya cerrado, llegamos junto a la ermita de Santiago, templo románico abandonado a su suerte. Al paso por la ermita le toma el testigo una pista forestal, que se encargará de guiar nuestros pasos en la subida al monte Fenerol. No hay pérdida. Sólo hay que prestar atención a un desvío de noventa grados hacia la izquierda que puede pasar desapercibido (Km 2,7).

Tomado el desvío, la subida contenida se endurece sobremanera. Según vamos ganando altura el bosque queda a nuestros pies y podemos deleitarnos con una bonita panorámica del pantano de Yesa, el despoblado de Tiermas - que al igual que Ruesta fue abandonado forzosamente por sus vecinos cuando construyeron el embalse - y la barrera rocosa de la sierra de Leyre. Alcanzado el alto (Km 6,4) cruzamos una pista asfaltada y seguimos por ella 100 metros a la izquierda. Tomamos entonces el camino ancho que surge a la derecha. La cima navarra de Arangoiti (1.356 mt), al fondo a la derecha y coronada por sus repetidores, domina Leyre. Comenzamos a descender por un terreno abierto donde se entremezcla la vegetación rasa de media montaña con las siembras de cereal. Undúes de Lerda aún dista cinco kilómetros. Cuando por fin se observa su estampa medieval de tonos terrizos se aviva sin querer el paso. En un punto dejamos la pista y encaramos el descenso a la vaguada por una trocha (los ciclistas deberían continuar por la pista). Tras un tramo de calzada romana se nos exige un peaje para entrar en Undués: un esforzado repecho. El camino hacia el bar y el albergue, hasta la fecha de los mejor preparados del Camino Aragonés, está señalizado.

Km 11,3. Undués de Lerda (Albergue. Bar-Tienda)

El segundo tramo de la etapa presenta un terreno más favorable. Nos alejamos de Undués por un sendero que se abre paso entre el matorral y que desciende por la cresta de la montaña. Tras cruzar la carretera que se dirige a Undués enlazamos seguidamente con otro camino (propenso a embarrarse) hasta alcanzar el panel informativo nos da la bienvenida a Navarra. Aragón llega a su fin y, según los datos del GPS, ya hemos avanzado 98,8 kilómetros desde Somport (Km 14,6).

Al frente, al fondo, se sitúa la sierra de Peña con su parque eólico. Más adelante entramos en una pista de concentración que nos acompaña durante cerca de una hora y que, con muchas ganas, abandonamos por la izquierda. Tras un leve cambio de dirección salimos a una pista asfaltada que atraviesa una zona conocida como Llano del Real, salpicada de fincas rústicas. Pasado el puente de la variante entramos en Sangüesa. , agazapada hasta el último momento. Dejamos a mano izquierda la plaza de toros y de frente, por la calle Magdalena, llegamos a la rotonda donde está expuesto el portal de Carajeas, una de las puertas de la muralla del siglo XIII. Seguimos de frente para entrar en la calle Enrique de Labrit, donde se encuentra el albergue.

Km 21,8. Sangüesa (Todos los Servicios)


OBSERVACIONES

Al llegar a la muga entre Aragón y Navarra, la señalización cambia. Los postes de madera que salpican el trazado en Aragón, los GR 65.3 del Camino de Santiago, son sustituidos en Navarra por unos mojones de piedra remarcados por una concha y una flecha amarilla.

UNDÚES DE LERDA:
Un camino empedrado con claros visos de calzada romana o simple camino de piedra para facilitar el paso del ganado, como sostiene el ingeniero de Obras Públicas Isaac Moreno, lleva hasta las puertas de Undués de Lerda, última población aragonesa del Camino de Santiago. Pertenece a la comarca de las Cinco Villas y se asienta sobre la sierra de Sarda, en la depresión prepirenaica de la Val d'Onsella. El núcleo más antiguo se arremolina en torno a la iglesia de San Martín del siglo XVI. Destacan también el edificio del Ayuntamiento del siglo XV y dos casas palacio del siglo XVIII. El antiguo albergue de peregrinos es un antiguo palacio de finales del XV completamente rehabilitado en 1994.

SANGÜESA:
Después de Jaca, Sangüesa es la segunda localidad en número de habitantes (más de 5.000), del Camino Aragonés. Pertenece al partido judicial de Aoiz desde el siglo XIX pero fue capital de una de las cinco merindades históricas que conformaban Navarra. El primer burgo de Sangüesa hay que buscarlo donde hoy se encuentra Rocaforte, localidad también de paso hacia Santiago y situada al otro lado del río Aragón. En el año 1090, Sancho Ramírez, rey de Aragón y Pamplona, otorgó a ese primer burgo el fuero de Jaca para favorecer la repoblación. Treinta y dos años más tarde, en el año 1122, el también rey de Aragón y Pamplona, Alfonso I el Batallador, extendió ese fuero al burgo nuevo de Sangüesa, que comenzaba a crecer a orillas del río. Como tantas otras localidades del Camino, creció y se constituyó al paso de los peregrinos que atravesaban, como ahora, la rúa Mayor. El viajero moderno encontrará en Sangüesa todos los servicios que hubiera podido echar en falta desde Jaca.

    Iglesia de Santa María la Real:
    Situada en la calle Mayor, junto al puente sobre el río Aragón, Santa María la Real es la niña bonita de Sangüesa y su portada un destacado referente del románico español. El cuerpo está formado por tres naves de tres tramos cada una y por una cabecera de tres ábsides. La torre octogonal es de estilo gótico y fue reformada en el siglo XX. La popular portada está completamente cubierta de esculturas realizadas por los maestros Leodegarius y San Juan de la Peña. Entre las muchas escenas representadas se dan cita el Génesis, la vida y Resurrección de Jesucristo y el Juicio Final, que ocupa el tímpano.

    Iglesia de San Salvador:
    Fue construida a finales del siglo XIII en estilo gótico. La portada es posterior, del siglo XVI, y representa el Juicio Final. Los muros interiores fueron cubiertos con cal blanca a finales del siglo XVIII y esconden pinturas góticas que esperan ser recuperadas.

    Iglesia de Santiago:
    Declarada Monumento Histórico Artístico en 1977, se trata de una construcción con elementos románicos y góticos de los siglos XII y XIII. En el tímpano de la portada, del siglo XVII, está representado Santiago flanqueado por dos peregrinos. A su vez, el interior guarda una imagen de Santiago peregrino del siglo XIV.

Albergue: Convento de las Hijas de la Caridad
14 plazas. Telefono: 948 8716 93


Día 7
SAGÜENSA-MONREAL

Junto a la iglesia de Santa María, testigo mudo del paso de millones de peregrinos a lo largo de la historia, se cruza por última vez el río Aragón para subir a Rocaforte. Entonces, pistas y sendas dibujadas entre las sierras de Aibar y Salajones toman la iniciativa para coronar el primer alto. Tras un breve respiro, se acomete la segunda subida y se desciende hasta el valle de Ibargoiti, cortado por pistas agrícolas que enlazan las poblaciones de Izco, Abínzano y Salinas de Ibargoiti, prólogo de Monreal.

Km 0. Sangüesa (Todos los Servicios)

Avanzando en línea recta por las calles Enrique de Labrit y Alfonso el Batallador giramos a mano izquierda para tomar la calle Mayor. Tras pasar la portada de Santa María la Real tenemos el último encuentro con el Aragón, río que cruzamos por un puente de finales del XIX que acabó con la estructura del puente románico del siglo XI. A la salida seguimos por la derecha y recorremos unos seiscientos metros por la carretera. Justo hasta el desvío a que se dirige a Rocaforte (ver observaciones en caso de decantarse por la variante de la Foz de Lumbier). Tomamos el desvío para coger en breve un camino que nace junto al arcén derecho y que afronta la colina donde se sitúaRocaforte.

Km 2,5. Rocaforte

A la entrada de la localidad, una placa jacobea señala las opciones hacia Rocaforte y hacia el Alto de Aibar. Escogemos esta última y continuamos por la derecha para coger una pista que pasa junto a la fuente de San Francisco, donde también se ha habilitado una zona de recreo con merendero y varias barbacoas (Km 3). La pista se abre paso por un terreno abierto, sembrado de campos de cereal, vides y olivos dispersos y bajo el parque eólico de la sierra de Salajones. Sin fuertes repechos, pero en continuo ascenso, se avanza durante seis kilómetros hasta el alto de Aibar, que coronamos tras un túnel (Km 9).

Una senda trazada sobre la carretera y con vistas al pueblo de Lumbier nos lleva a bajar rápidamente por la ladera de la montaña. Continúa guiándonos entre un pequeño pinar, a cuya salida abrimos un portillo para entrar en una pista. Más adelante, pasado un paso canadiense en la zona del barranco Basobar, la pista curvea y ¡ojo!, porque hay que abandonarla por un portillo de madera que se encuentra a la izquierda (Km 12).

Por otra pista forestal, con la referencia cercana de una línea de aerogeneradores en la cresta de la sierra, vamos superando el desnivel. Un kilómetro después de una nave ganadera alcanzamos los 770 metros de altitud en un alto de la sierra de Izco, la cota más alta de la etapa (Km 15,9).

Por un pequeño bosque de coníferas bajamos hasta una pista agrícola que conduce a Izco, entrando así en el valle de Ibargoiti. A las puertas de Izco nos recibe un crucero moderno y un panel informativo del valle y sus poblaciones. La señalización lleva hasta la plaza, donde se encuentra el frontón y el albergue de peregrinos (Km 17,8).

Km 17,8. Izco (Albergue-Bar-Tienda)

A la salida del pueblo proseguimos por otra pista parcelaria, recta y con varias ondulaciones, que llega hasta Abínzano, segundo núcleo habitado del valle.

Km 19,8. Abínzano

Tras Abínzano, más de lo mismo. Se avanza por la pista durante otra hora más hasta las afueras de Salinas de Ibargoiti. Sin entrar en esta población, cruzamos un puente sobre el río Elorz.

Km 24,3. Salinas de Ibargoiti

Giramos a la izquierda para continuar brevemente junto al río. Por un reconfortante y último tramo bajo un robledal tupido de arbustos de boj nos presentamos en Monreal. Cruzamos el puente medieval sobre el Elorz y progresamos de frente por la calle Santa Bárbara para girar a la izquierda y subir las escaleras que terminan junto a la puerta del albergue.

Km 27,2. Monreal (Albergue. Bar. Tienda. Farmacia. Cajero)


OBSERVACIONES

Dos altos y ausencia de localidades durante quince kilómetros:
Desde Rocaforte, el trazado pica ligeramente hacia arriba pero es bastante llevadero. Hay que reseñar que no hay localidades intermedias entre Rocaforte e Izco y que en este tramo sólo encontraremos un par de fuentes, la de San Francisco y otra un kilómetro y medio antes de coronar el alto de Aibar, donde se desvía una ruta de BTT

La jornada de hoy presenta la alternativa de la Foz de Lumbier. Es ligeramente más larga, unos tres kilómetros, aunque algo más suave y permite contemplar el entorno natural de la Foz. En lugar de coger el desvío a Rocaforte, se continúa recto por la carretera en dirección a Liédena. Son 5,8 kilómetros. De Liédena se sigue por la vía verde del antiguo ferrocarril del Irati que serpentea sobre la Foz de Lumbier. Desde el pueblo de Lumbier, la ruta avanza hasta Nardués y Aldunate y tras cruzar la N-240 sube a reencontrarse, antes del pueblo de Izco, con la variante oficial que desciende de la sierra.


ROCAFORTE:
Situado sobre una colina y a los pies de una gran roca, Rocaforte fue el núcleo primitivo de Sangüesa. A finales del siglo XI Sancho Ramírez le concedió el fuero de Jaca, privilegio que extendió Alfonso I el Batallador en el año 1122 al burgo nuevo (la actual Sangüesa).

    Fuente de San Francisco:
    A medio kilómetro de Rocaforte, una histórica fuente reformada recuerda la figura de San Francisco de Asís (1181-1226), fundador de la orden Franciscana y que, según la tradición, pasó por este mismo lugar en peregrinación en el año 1213, donde fundó el primer convento de la orden en España. Junto a la fuente se ha construido un merendero y varios fogones.

    Oratorio de San Bartolomé:
    A la derecha del camino, como a 300 metros de distancia, se encuentra este monasterio de mediados del siglo XIII. Fue habitado por monjes franciscanos que lo abandonaron definitivamente en el siglo XIX.

VALLE DE IBARGOITI:
Este valle surge entre las sierras de Izco e Izaga. El peregrino lo surca a través de las pistas agrícolas que enlazan los pueblos de Izco, Abínzano y Salinas de Ibargoiti. Ésta última población celebra desde hace más de una década el día de la trilla, una exhibición de cómo antaño se trillaba el trigo y se empaquetaba en gavillas.

IZCO:
Pequeño pueblo que, gracias a sus vecinos, adecentó en su tiempo un acogedor albergue para peregrinos. En su término se halló un útil pulimentado de la Edad de Bronce. Durante la Edad Media aparece inscrito en el valle de Aibar predominando la población hidalga. La parroquia de San Martín responde a la sencilla tipología rural de nave única y torre a los pies. De la antigua ermita de Nuestra Señora del Sagrario, utilizada desde 1847 como dependencia del cementerio, procede una talla románica de la Virgen, muy retocada en rostro y manos.

MONREAL:
Escrita en la Edad Media, El Codex Calixtinus, primera guía del Camino de Santiago de la que se tiene constancia, ya nombraba a Monreal como final de etapa en la ruta procedente de Somport. Bajo la sombra de la Higa (1288 metros de altitud) y atravesado de lado a lado por la N-240, Monreal, de Monte Real, ha visto como se han ido apagando algunos de sus servicios debido a la construcción y puesta en marcha de la autovía del Pirineo (A-21).

FOZ DE LUMBIER:
Los peregrinos que elijan la variante alternativa disfrutarán de un recorrido de seis kilómetros por el desfiladero creado por el río Irati y conocido como Foz de Lumbier. Se trata de un trayecto ferroviario recuperado como vía verde y que fue recorrido por el antiguo ferrocarril del Irati. La infraestructura fue creada para el transporte de madera y otras mercancías pero también fueron muchos los pasajeros que se beneficiaron de este trayecto.


Albergue de Izco
T. 948362129-948362210

Albergue Monreal
T. 948362057
636412952


Día 7
MONREAL-PUENTE LA REINA

Larga y dura etapa que, bajo la silueta cónica de la Higa de Monreal, inicia su recorrido por el valle del río Elorz. Una a una, las poblaciones de Yárnoz, Otano, Ezperun y Guerendiáin, van aguardando el paso de los peregrinos que avanzan por las onduladas sendas de la sierra de Alaiz. Después, Tiebas, y Muruarte de Reta ofrecen un merecido descanso antes de llegar a Valdizarbe, comarca que se presenta en Olcoz y baja hasta Enériz y la simbólica ermita de Eunate. En la plaza de Obanos, el Camino Aragonés finaliza y se funde con el Camino Francés para continuar juntos el periplo hasta Santiago de Compostela. Aunque hoy parada y fonda en Puente la Reina, faltaría más.


Aviso: Ya NO HAY ALBEGUE de peregrinos junto a la ermita de Santa María de Eunate.

Km 0. Monreal (Albergue. Bar. Tienda. Farmacia. Cajero)

Desde el albergue de Monreal, salimos de frente por el callejón y, pasada la iglesia, giramos a la izquierda por la calle del Burgo para salir de la población. Una vez en campo abierto avanzamos recto. La autovía A-21 queda a nuestra derecha y los campos de cereal, el bosque galería del río Elorz y la Higa, oteándonos desde sus 1288 metros, a nuestra izquierda. El camino va buscando la fértil ribera del río y, tras acompañar su cauce durante un kilómetro, lo cruza y se desvía hacia la izquierda por una pista (Km 2,2). Pronto,la pista se convierte en un camino que se agarra a las laderas de la sierra de Alaiz. La senda conduce junto a Yárnoz.

Km 4,3. Yárnoz

El último kilómetro recorrido es un anticipo de lo que viene a continuación. La senda se acopla como puede a la cambiante orografía de la sierra. También, tan pronto se abre al valle como penetra en el bosque mediterráneo. De esta guisa pasamos junto a Otano.

Km 5,8. Otano

Media hora más tarde arribamos al despoblado de Ezperun (Km 7,5), donde lo único visible es la explotación de una cantera y el canal de Navarra, una infraestructura hidráulica que distribuye por la provincia el agua regulada del embalse de Itoiz. En fuerte repecho, seguimos por una pista asfaltada que pasa bajo la cantera y descendemos por un bonito camino resguardado que nos lleva hasta la entrada de Guerendiáin.

Km 9,4. Guerendiáin

Al dejar esta localidad, de monumentales casas engalanadas con geranios y decorada con múltiples referencias jacobeas, decimos adiós al valle de Elorz. Un largo tramo 'rompe piernas' y técnico nos conduce hasta Tiebas y su castillo derruido del siglo XIII.

Km 13,2. Tiebas (Albergues. Bar. Panadería)

Atravesamos la localidad, dejando a un lado la iglesia de Santa Eufemia. Pasado el campo de fútbol cogemos un camino que circula paralelo a la valla que delimita la autopista AP-15. Al llegar a una rotonda de enlace cruzamos un túnel bajo la autopista para sortear después la carretera N-121. Más adelante, por otro pequeño túnel, esta vez bajo las vías del tren, llegamos a Muruarte de Reta.

Km 17,3. Muruarte de Reta

Atentos a la señalización, porque antes de llegar a las primeras casas hay que desviarse hacia la izquierda por la pista asfaltada. Siguiendo esta carretera local llegamos a Olcoz y con ello a la comarca de Valdizarbe. Como interés, un vecino de Olcoz ofrece visitas guiadas a la torre de linaje, rehabilitada en 2012. Es de cuatro plantas y data de los siglos XIV y XV. En su interior se encuentra la exposición permanente 'Eunate-Olcoz: Claves del Camino de Santiago. El tesoro navarro del primer Renacimiento del siglo XII'.

Km 18,6. Olcoz (Bar)

A la entrada de la población continuamos por la derecha para, en breve, tomar un camino que desciende por una loma y desde el que se obtienen unas buenas vistas de la comarca y el canal de Navarra. Por un pequeño tramo asfaltado y una pista posterior nos presentamos en Enériz, buen sitio también para complacer a una garganta reseca y un estómago vacío.

Km 23,2. Enériz (Bar. Tienda. Farmacia)

Se continúa por pista hasta que un mojón nos obliga a desviarnos a mano derecha entre los arbustos. Una buena estratagema para avivar el suspense, ya que tras la galería se descubre la silueta de Santa María de Eunate. Ermita románica, de planta octogonal y rodeada por una arquería, cuya originalidad le ha valido buena fama en el Camino de Santiago. El albergue anexo a la ermita dejó su función hospitalaria en otoño de 2012 y desde 2013 la casa acoge actividades del grupo parroquial de Muruzábal (Km 26).

A un kilómetro de Eunate cruzamos la carretera para subir hasta Obanos. En la plaza de los Fueros de esta localidad, junto a la iglesia de San Juan Bautista, nuestro itinerario se funde con el de los peregrinos que salieron, en su gran mayoría, de San Jean Pied de Port o Roncesvalles.

Km 28,3. Obanos (Albergue. Bar. Tienda. Farmacia. Cajero)

Tras una hilera de peregrinos bastante más numerosa que de costumbre, salimos de Obanos y bajamos hasta la carretera, que cruzamos para tomar un camino paralelo al río Robo.. En breve llegamos hasta el arcén de la N-111 y a la entrada de Puente la Reina. En el centro de la localidad se cubren los 31,1 km de esta dura etapa.

Km 31,1. Puente la Reina (Todos los Servicios)


OBSERVACIONES



Duro tramo entre Monreal y Tiebas:
Los primeros 13 kilómetros de la etapa son un continuo sube y baja por las laderas de la sierra de Alaiz. Durante este primer tramo encontraremos fuentes en Yárnoz, Otano y Guerendiáin y bar-restaurante y un par de albergues en Tiebas.


VALLE DE ELORZ:
La última etapa recorre los dominios del valle de Elorz, bañado por el río del mismo nombre y acunado al sur por la sierra de Alaiz. El ayuntamiento reside en Noáin pero el Camino de Santiago pasa por otras localidades del valle, como son Yárnoz, Otano, Ezperun y Guerendiáin.

YÁRNOZ:

    Torre medieval: A la derecha del Camino, es el único vestigio de un probable palacio medieval de los siglos XIV o XV. Su propietario fue Martín de Yárnoz, escudero del rey de Navarra Carlos III el Noble (1387-1425).

OTANO:
Al igual que ocurre con Yárnoz, la ruta deja la población de Otano a mano derecha.

    Iglesia de la Asunción:
    Ampliada en el siglo XVI, aún conserva elementos originales de siglos anteriores, como una ventana abocinada en el presbiterio, una pila bautismal y una talla de la Virgen del siglo XIV.

GUERENDIÁIN:
Situado a 590 metros, es la localidad más alta del valle de Elorz. Pueblo cuidado y decorado con múltiples referencias jacobeas.

    Iglesia de San Juan Bautista:
    De nave única dividida en tres tramos y bóveda de cañón. Tiene un retablo barroco del siglo XVIII.

TIEBAS-MURUARTE DE RETA:
Aunque perteneció al valle de Elorz, hoy es un municipio de la Comarca de Pamplona. Tiene dos concejos, uno formado por las poblaciones de Tiebas y Campanas y otro por Muruarte de Reta, siguiente población de paso en el Camino de Santiago.

    Castillo de Tiebas:
    A la entrada de Tiebas se pueden contemplar las ruinas de esta fortaleza del siglo XIII, una de las residencias de los reyes navarros Teobaldo II (1253-1270), Enrique I (1270-1274) y Carlos II (1350-1387). Destruido en 1378, fue abandonado hasta mediados del siglo XV, cuando fue restaurado por la familia Beaumont. A pesar de quedar en manos de esta familia y de su sucesora, la casa de Alba, hasta el siglo XIX, se encuentra en desuso desde la primera mitad del XVII.

    Iglesia de Santa Eufemia:
    Aunque su construcción se proyectó en el siglo XIII durante el reinado de Teobaldo II de Champaña, no se terminó la obra definitiva hasta el siglo XVI. De estilo gótico, tanto para el exterior como para el interior se aprovecharon elementos del castillo derruido. La talla de Santa Eufemia es del siglo XVII.

VALDIZARBE:
Zona geográfica limítrofe con la Comarca de Pamplona y compuesta por una docena de poblaciones. Cruza este valle tanto la ruta que viene de Roncesvalles como la de Somport. El itinerario del Camino Aragonés entra en Valdizarbe por Olcoz y continúa por Enériz y Obanos (donde se juntan el Camino Francés y el Aragonés) para finalizar en Puente la Reina.

OLCOZ:

    Iglesia de San Miguel: Lo más destacado es su portada, orientada al norte es una réplica, pero vista en espejo, de la que se encuentra en la ermita de Eunate.

ENÉRIZ:

    Iglesia de Santa María Magdalena: Expone en su interior un monumental retablo de estilo romanista de finales del XVI o XVII.

EUNATE:
Uno de los símbolos de la ruta jacobea. Fotogénica, solitaria junto a los campos de Valdizarbe y de original arquitectura románica: única, de planta octogonal y provista de un patio interior rodeado por una galería de 33 arcos de medio punto, son algunos de los argumentos que le han llevado a ser imagen principal de muchos póster turísticos y portada de numerosas guías y libros relacionados con el Camino de Santiago. Levantada en 1170, su finalidad constructiva es todavía incierta. Algunos estudios aseguran que es obra de la orden del Temple y otros que se alzó como capilla funeraria.

OBANOS:
En el centro de la plaza de los Fueros de Obanos, junto a la iglesia de San Juan Bautista, se juntan los peregrinos que provienen de Roncesvalles con los de Somport. Se ha especulado mucho acerca de si es Obanos o Puente la Reina el punto donde confluían las dos rutas de peregrinación. La señalización oficial sube a Obanos, aunque hay peregrinos que en lugar de acceder a esta población, giran a la izquierda al llegar a la carretera NA-6064 y se dirigen por ella directamente a Puente la Reina.

Obanos se caracteriza por la belleza de sus calles y de sus casas. Podemos observar una variada arquitectura civil, con elementos góticos y en cantería y ladrillo. Destacan así las casas Muzquiz, Zabalegui, Tximonco y Don Fidel.

    Iglesia de San Juan Bautista:
    Construida en 1912 y restaurada en 2007, esta iglesia reemplazó a una antigua construcción gótica. Del templo gótico mantiene, entre otros elementos, las portadas del siglo XIV, la torre, la pila bautismal y esculturas del retablo del siglo XVII. En la sacristía hay una talla románica de la Virgen de Arnotegui.

PUENTE LA REINA-GARES
En esta localidad Navarra se unen los caminos que parten de Roncesvalles y de Somport. El puente que da nombre a la villa data del siglo XI. Cruza sobre el río Arga y fue mandado construir para el paso de los peregrinos por la reina Doña Mayor, esposa de Sancho III. La calle Mayor ofrece un hermoso paseo recuperado desde que fue abierta la autovía del Camino que une Pamplona con Logroño. A la localidad ha regresado la tranquilidad y la atmósfera ajena a coches y ruidos de motor.

    Iglesia del Crucifijo:
    Tras el albergue de los padres Reparadores, la ruta jacobea pasa bajo el porche que une esta iglesia con el convento. Santa María de los Huertos, como se la conocía en sus orígenes, fue edificada a finales del siglo XII. A la nave románica principal se le añadió en el siglo XIV otra gótica, que guarda una talla germana de Jesucristo crucificado. La portada está ricamente decorada con diversos motivos.

    Iglesia de Santiago:
    Al recorrer la calle Mayor es imposible no prestar atención en su torre, que parece tocar el cielo. Se construyó a finales del XII pero su aspecto lo fraguó con la remodelación del siglo XVI. Conviene detenerse ante la portada polilobulada que da a la calle Mayor y frente a la talla gótica de Santiago Beltza.

ALBERGUES

Albergue de Tiebas
T 948360222-948360636

Albergue de Obanos
t.6765609279?

Puente la Reina
Santiago apostol
T.620643277

Padres Reparadores
948340050

Hotel Jakue
948341017


Llegamos así a la Estación de Santa María y La Peña y el pequeño núcleo de La Peña Estación, perteneciente al municipio de Las Peñas de Riglos. Junto a la carretera se encuentra el bar (¡cierra los domingos!), donde habrá que abastecerse, ya que en Ena no hay donde comprar. (ver observaciones) (Km 14)
Seguimos la carretera A-1205 hacia la izquierda durante casi dos kilómetros. Atención porque antes de cruzar el puente sobre el barranco de Triste, unas flechas amarillas y las marcas rojas y blancas del GR-95 sobre las margas animan a dejar la carretera y desviarse por los badlands (Km 15,8). Tras superar el primer desnivel continuamos por un bello sendero sobre el barranco. Abrimos un portillo (tras pasar siempre hay que cerrarlo) seguimos la senda, que pasa junto a varios corrales en ruinas donde guardaban el ganado algunos vecinos de Triste (Km 17,6).
Un kilómetro después cruzamos de frente un cortafuegos y salimos en unos minutos a una pista, que seguimos a la derecha. Pasamos junto a una casa abandonada que era propiedad de la Confederación Hidrográfica (Km 19,8). La idea de colocar pasos para vadear el barranco de Ena, que es el que fluye a partir de ahora a la derecha, es buena. Pero no la forma, con unos horrendos bloques de cemento. En una bifurcación que hay más adelante continuamos de frente, siempre a la vera del río. Pasamos un paso canadiense (Km 21,5) y aún cruzamos el cauce otra vez más. En breve, ya con la presencia de campos de cereal que denotan la cercanía de Ena, llegamos al desvío que conduce, a la izquierda, a la Ermita de la Virgen del Camino y posteriormente también a Ena. El topónimo de la ermita no deja dudas, como refleja María de los Ángeles Magallón en su obra Red Viaria Romana en Aragón, con unas conclusiones contrarias a Isaac Moreno. Este sendero de Pequeño Recorrido está señalizado desde 2013 con las marcas jacobeas y es el que recomendamos.
Si se desea también se puede continuar hasta Ena por la pista, de frente. A la llegada emociona el conjunto, aún de la Hoya pero compartiendo sus rasgos y fisonomía con la vecina Jacetania, como los tejados de lajas y sus chimeneas troncocónicas, ya pirenaicos. A unos metros de la iglesia de San Pedro y junto a Casa Bergosal se encuentra el albergue de peregrinos (Km 25,2).
- See more at: http://caminodesantiago.consumer.es/etapa-de-sarsamarcuello-a-ena#sthash.w7g7FbYb.dpuf
Desde la Peña Estación, única morada donde alimentarse y conseguir víveres, avanza una bella senda sobre el barranco del río Triste, entre boj y corrales en ruinas, que enlaza con la pista del Barranco de Ena, que ya conduce a esta silenciosa y amable población del Sodoruel, con sus tejados de laja y chimeneas troncocónicas. - See more at: http://caminodesantiago.consumer.es/etapa-de-sarsamarcuello-a-ena#sthash.w7g7FbYb.dpuf
Desde la Peña Estación, única morada donde alimentarse y conseguir víveres, avanza una bella senda sobre el barranco del río Triste, entre boj y corrales en ruinas, que enlaza con la pista del Barranco de Ena, que ya conduce a esta silenciosa y amable población del Sodoruel, con sus tejados de laja y chimeneas troncocónicas. - See more at: http://caminodesantiago.consumer.es/etapa-de-sarsamarcuello-a-ena#sthash.w7g7FbYb.dpuf

viernes, 18 de marzo de 2016

ET

Corre por ahí una nueva teoría sobre los OVNIs, no se si producto de la imaginación de algún escritor de ciencia-ficción o basado en pruebas solidas, liquidas o gaseoas. Y es que los extraterrestres que todos conocemos, los hombrecillos grisis y cabezones, serían en realidad, robots organicos, esto es androides prefabricados por una inteligencia superior.
Prefabricados para resistir en el espacio miles de años sin deteriorarse y con un bajo consumo de recursos. Seguramente no necesitarían comer, ni cagar, ni hacer muchas de la funcionesanimales y  humanas, y podrían aletargarse durante las largas travesias interestelares, a veces de miles de años. Con una inteligencia reducida, solo programados para pilotar las naves, coger muestras, abducir gente y todas las demás cosas que se sabe que hacen.
Esto explicaría su nula interacción con los humanos.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Relato concurso navideño

CABALLETE TROYANO

Jesús Palacios era ateo protestante. Ateo porque no creía ni en dios ni en la virgen. Y protestante porque odiaba todas la religiones y protestaba contra el borregismo de sus seguidores. Es por eso que en las grandes celebraciones religiosas, sea Navidad, el Ramadán o el Yon Kipur se ponía de los nervios. Pero era en Navidad cuando se salia de quizio.
Así que una nochebuena de estas, cuando todas las familias estaban celebrando el nacimiento de niño dios. El aprovecho que estaban las calles vacias, para armado de un buen puñado de piedras dedicarse a apedrear las luces navideñas que adornaban las calles de su pueblo.
En esas estaba, afinando su puntería con las bombillas de colores. Cuando acerto pasar por allí un coche de la policía autonómico. els mossos d'escuadra. Que le dieron el alto.
Jesús no se lo penso dos veces, pies para que os quiero y salio a la carrera. Bien sabia que los policias van cagardos, con unas pesadas botas, pistola, cargadores, porras, walkis, movil y varias kilos mas que les impide cojer velocidad.
A toda pastilla corría el gamberrete, mientras la policia le pisaba los talones. En estas al girar una esquina, entro en lo que parecía una espesa niebla....
Y de repente todo cambío, ya no era de noche, sino que se hallaba a pleno sol, y tampoco estaba en su pueblo, sino en otro muy diferente de casas de adobe y rodeado de una gente muy extraña que vestían al estilo árabe con túnicas y turbantes que le miraban asombrados.
No salía de su estupor, cuando alguien se le echo encima tirando por los suelos al grito de "quiet malparit" La mosso de escuadra que lo perseguía le había echado el guante, sin percatarse esta a donde habían ido a parar.
Quieta , quieta le decia Jesús, hasta que esta también cayo en lo extraño de la situación. ¡¿on cony estem?! Exclamó.
Los del pueblo les rodeaban poco a poco, hablandoles en una lengua incomprensible. Que mas tarde sabrían era arameo. Uno de ellos grito algo, y la gente retrocedio asustada al tiempo que cojían palos y piedras. Les habían tomado por demonios. Y amenzaban con lincharlos.
La mosso, echo mano a su pistola, pero Jesús le apremio a que no cometiera locuras, o les matarían allí mismo. :- Sonrie y haz gestos de amistad, le dijo sensatamente. Pero la turba se acercaba amenazante dando gritos amenazadores.
En esto que se oyo la voz promiente de un hombre alto y bien vestido. Que calmaba los animos de sus paisanos hasta que estos desistieron de matarno.
Acercose a nosotros hablandonos en diversas lenguas, primero en arameo, luego en griego y por suerte en latín, que si bien no le entendiamos al menos sacabamos algo en claro de sus amistosas intenciones.
Este hombre, un rico constructor de Judea, se llamaba José,y estaba de viaje en este pueblo que se llamaba Belen. Nos conmino a que le acompañaramos a su alojamiento. Una rica villa de un amigo, donde estabá con su esposa recien parida, María. Estando en plena celebración del nacimiento con muchos invitados, embajadores extranjeros, ganaderos poderosos y magos-astrologos de oriente.
Así es como entremos a trabajar con este insigne personaje. La mosso que se llamaba Magda Puigverd, y yo.
Magda se quedo al cuidado del recien nacido, donde le enseño los rudimentos del cristianismo, no en vano había estudiado en colegio de monjas. A los 15 años le incio sexualmente y convivieron juntos hasta su trágica muerte. Despues Magda regreso a Barcelona o Barcino, pero al ser esta futura gran urbe no mas que un campamento militar. Emigró a la mas civilizada colonia griega de Marsella, donde difundio la doctrina de Jesucristo, o sea la suya.
Yo trabaje como asesor de Jose, acrecentando su fortuna como mis conocimientos del futuro. Sacamos un caramelo pinachado en un palo, que nos dió mucho dinero. También intente introducir la fregona, sin exito, pues las señoronas preferían que las esclavas fregaran el suelo de rodillas. Los ricos descendientes de José despues adoptaron el apellido ´Rothschild'.
Todo esto lo escribo sobre este pergamino, que convenientemente sellado, escondere en unas cuevas en Qumran, que yo me se.


martes, 27 de octubre de 2015

El Marciano

Puesto que no me eligieron los de Mars One a ir a Marte, no podía por menos que ir a ver esta película. Al menos viajare con la imaginación. Aunque como sabran los lectores de este blog, yo ya estuve en Marte hace una pila de años.
La película está muy bien, nos hubiera gustado mas escenas en Marte, pero la historia no lo permitía, se hubiera alargado injustificadamente. Toda la ambientacion esta muy lograda, los paisajes marcianos, los trajes y habitaculos. La nave espacial es muy guapa y según se dice lograda y posiblemente muy parecida a la que realice el viaje en un futuro no muy lejano, esperemos.
El protagonista no hace mas que quejarse de la música que le han dejado sus compañeros, lo malo es que tiene razón. La banda sonora chirria con toda esa música discotequera de los años 80.
Una cosa que no me ha resultado creible es la colaboración de los chinos.Dudo que en los próximos 10 o 20 años en que se situa la película vaya a cambiar el regimen que tienen.

domingo, 11 de octubre de 2015

La Visita. Crítica cinematográfica

 Me ha encantado la película. Buen argumento y original puesta en escena como si de una pelicula casera se tratara. Con abundantes guiños cinefilos y paracinematográficos...o metacinematográficos.- 
El guión está muy bien, aunque me permito señalar algunas dudas, que supongo son licencias poeticas del guionista.-
 1º ¿Como una granja tan grande solo tiene una habitación para los chicos? ¿Y como un granjero, con aspecto de jubilado puede mantenerla sin ningún empleado? ¿Por que no hay animales en la granja?
 2º ¿como una empleada del Wad Mart puede mantener una familia de dos hijos, con la mierda de sueldo que se ve que les pagan? ¿Como es que la niña tiene una camara tan cara, cuasi profesional? ¿Y es que ademas la madre tiene coche y se va de crucero con su novio emigrante y por lo tanto también mal pagado. No me cuadran las cuentas. 
3.- ¿Como es que los niños, en la edad del pavo, son tan inteligentes? Y además con todos los traumas que arrastran... 
 Son preguntas que quedan en el aire, y que seguramente tienen una respuesta lógica. Y es como la película viene a decirnos...."Las apariencias engañan"

sábado, 19 de septiembre de 2015

Guapas

Menuda racha llevo, pero últimamente solo voto a políticas guapas y encima de diferente (aunque parecida) ideología. En las municpales vote por Cristina Simón, de Guayem...

Pero es que ahora en las autonómicas tengo que decantarme por Ines Arrimadas....

Y si fuera poco, como en las generales, si todavía no somos independientes, me voy a decantar por Podemos, que seguramente presentara a Gemma Ubasart ...


No es frivolidad, es una conjunción planetaria.  The women to the power